RFID y NFC. ¿Qué son y en qué se diferencian?

RFID vs. NFC: ¿Cuál es la diferencia? Tecnologías de radiofrecuencia

Cómo funcionan estas tecnologías de radiofrecuencia y cuáles son sus aplicaciones más importantes.

28/09/2020
RFID vs. NFC: ¿Cuál es la diferencia? Tecnologías de radiofrecuencia

Hoy en día, el uso de las tecnologías de radiofrecuencia RFID y NFC está muy extendido en la sociedad a través de diversos ámbitos. En esta publicación te explicamos en qué consisten ambos mecanismos, cómo se utilizan en el día a día de particulares y empresas y cuáles son sus principales diferencias.

¿Qué es RFID?

RFID (Radio Frequency Identification) es una tecnología que permite identificar y poner en contacto diferentes dispositivos mediante la emisión y lectura de ondas de radio. Se trata de un procedimiento de comunicación inalámbrica que funciona con un sistema de etiquetas, en el que los distintos terminales trabajan como emisores y receptores de señales de radiofrecuencia.

Los sistemas RFID se componen, al menos, de un equipo lector, una etiqueta y una antena. El aparato lector es el receptor de la señal proveniente de la etiqueta, que puede ser una tarjeta o cualquier otro objeto que contenga un chip con los datos identificativos y emita una señal de radiofrecuencia dentro de un determinado rango espacial.

Las etiquetas RFID pueden ser activas o pasivas. Las primeras cuentan con una fuente de alimentación propia y tienen un alcance superior (hasta 100 metros), mientras que la señal que emiten las segundas abarca una distancia de unos 25 metros y solo se activa por la interacción con el dispositivo lector.

¿Qué es NFC?

NFC (Near Field Communication) es un mecanismo de comunicación inalámbrica por ondas de radio de corto alcance y alta frecuencia que sirve para el intercambio de información entre dispositivos. También se compone de un dispositivo lector, una o varias antenas y una etiqueta que puede ser activa o pasiva.

El conjunto de dispositivos con tecnología NFC operan en la misma frecuencia (13,56 MHz), limitando su alcance a unos 20 centímetros por cuestiones de seguridad, ya que se suelen utilizar en tarjetas de proximidad con fines económicos (pagar con tarjeta bancaria) o de acceso a diferentes espacios (tarjeta identificativa). Su funcionamiento se encuentra regulado por el estándar internacional ISO 14443.

Diferencias entre RFID y NFC

Si bien ambos procesos sirven para transmitir datos a distancia, RDIF hace referencia a la tecnología de identificación inalámbrica por radiofrecuencia en su conjunto. En cambio, los dispositivos NFC están dedicados exclusivamente a la comunicación inalámbrica de corto alcance mediante tarjetas de proximidad.

Así pues, los sistemas NFC, en realidad, forman parte de la tecnología RFID, es decir, pueden considerarse como un subgrupo dentro de las técnicas RFID. La principal diferencia radica en que los componentes RFID pueden operar y comunicarse entre sí a una distancia mucho mayor. Esto hace que se utilicen en distintos ámbitos.

Aplicaciones de la tecnología RFID

Los sistemas RFID son muy útiles en los entornos logísticos para organizar cargas, paquetes e inventarios, recopilando estadísticas e información relevante sobre la movilidad de los objetos. Igualmente, también se emplean en tiendas de ropa para identificar las prendas y su ubicación, agilizando el funcionamiento diario y estableciendo una medida extra de seguridad.

Aplicaciones de la tecnología NFC

Las etiquetas NFC son la base de dispositivos de proximidad tan habituales como los teléfonos móviles y las tarjetas bancarias conctactless, con las que pagamos en los TPV de tiendas y comercios. Lo mismo ocurre con las tarjetas que permiten la entrada de las personas autorizadas a los edificios a través de los sistemas de control de acceso y presencia.

Las tarjetas de proximidad NFC se emplean también para abrir las cerraduras electrónicas de habitaciones de hotel, apartamentos turísticos y alojamientos vacacionales, permitiendo a los clientes acceder a sus estancias de forma cómoda mediante la aproximación de la tarjeta al lector. Además, el chip con los datos identificativos se puede incorporar en otros objetos como pulseras o llaveros, personalizando aún más la experiencia de los huéspedes.

Los dispositivos basados en la tecnología RFID y NFC proporcionan un plus de calidad, seguridad y eficacia en la gestión de todo tipo de establecimientos. Si quieres saber más sobre equipamientos tecnológicos para hoteles, oficinas y otros espacios, te invitamos a seguir leyendo nuestro blog.